Des(a)nundando mi Género.

De como deconstruir y desentramar el concepto de género

 

En los rincones de este blog el nombre de Laura ha aparecido varias veces: amiga risueña, colega de trabajo, musa y mujer inspiradora para nosotras, por su rasgos, su saberes, su cultura en materia de género y por su humor que es lo que más nos suele convencer ya que como ella misma dice

el feminismo, con risa, entra.

0 1 3

Antes de viajar a Cuba, en septiembre 2012, se pone frente a lo que ella misma define el certero Ojo scamardiano para dar forma a las férvidas ideas que siempre rondan por su cabeza culta.

Laura se acercó ..intuitivamente – Me rondaba la idea de mostrar mi cuerpo para decir algo – dice, y de alguna manera el discurso estaba claro, en su cabeza, en las imágenes que íbamos construyendo según temas y enfoques claves, pero no en la conciencia interior

Por esto hemos tardado casi un año en sacar este video-relato feminista a la luz, porque estábamos esperando la reconciliación de Laura con su imagen, con las fotos que realizamos juntas, con las intenciones comunes que estaban detrás de estos tipos de sesiones fotográficas; sesiones que pretenden recordar lo importante que puede ser  

representar(se) de una forma diversa y hacer algo para construir otra simbología visual, otros posibles caminos para ser o saberse mujer.

Ella misma lo reconoce y lo agradece

No ha sido fácil, he tardado un rato largo, pero ahora me asumo entera…

Ahora, casi un año después, puedo decir que mi acercamiento intuitivo llevaba detrás un intento de reivindicar políticamente mi desnudez. Pretendía yo más cosas, aunque en aquel momento no lo supiera.

Quería jugar con lo que significaba para mi ser mujer, frente a las representaciones femeninas heteroconstruidas y al “ser mujer” del discurso patriarcal hegemónico.

Quería investigar cómo de delgada o gruesa era la absurda y eficaz línea que divide “lo masculino” de ” lo femenino”, sentir mis límites en ese transitar y ver si podía desencorsetarme y saltármelos.

quería reivindicar mis femeninos pelos, mis carnecitas flojas y mis ojeras; jugar con mi cuerpo y hacer el ejercicio de reconocerme con tos mis perejiles, no para gustar a otrxs, sino para gustarme a mi misma.

quería homenajear en femenino, aunque sin intención de representar la opinión de ninguna mujer que no fuera yo y sin querer convertir mi visión situada, en verdad universal…solo me movían las ganas de mostrar los trabajos realizados por muchas mujeres (entre ellas, yo) para sostener a otros cuerpos y territorios a partir de los cuidados a la familia, al entorno o a la comunidad, y visibilizar su importancia para garantizar en distintos grados la subsistencia, el bienestar y la reproducción de las condiciones de vida.

Anuncios