Sesiones individuales, íntimas y personalizadas.

La sesión, individual y/o colectiva, es un momento personal, de juego exclusivo con nosotras mismas, un espejo junto al otro espejo, la fotógrafa. Se trata de acercarse a nuestro rico y desconocido mundo de posibilidades expresivas a través de un ritual desenfadado hacia un mejor conocimiento de nosotras mismas y un poco más de amor propio.
El aprendizaje es mutuo, de ambos lados se crea, se dan pautas y se indican caminos, para sentirse más cómodas, para que el resultado sea vivo, creativo y sobretodo un disfrute.
La sesión da lugar a una evolución que resulta evidente al observar las primeras y las últimas fotos. Es cierto además que las clientes agradecen el tiempo transcurrido, viven momentos de dificultad, vergüenza, pero también sensaciones desconocidas, estados pletóricos de placer con su propio cuerpo y su imagen.

Proyectos Artísticos

Durante la sesión proponemos jugar, como si fuera otra piel, con una mantilla española de primero de Siglo XX, elegante tocado de encaje, prenda asociada a un modelo de mujer virtuosa, sin pecado y sumisa. Jugando con ella vivimos un proceso de revelación y rebeldía en el cual nos enfrentamos a una cara establecida, que no nos gusta, para mostrar otra imagen: la seducción en lugar del recato, la sensualidad y la abertura en lugar de la sumisión y del pecado,  la piel en lugar del disfrace, el erotismo como virtud.

Marketing Mariposas